Consejos para tu Boda

La ceremonia

El Voto de tu Vida

Por supuesto que me refiero a los votos matrimoniales, un manifiesto de amor que harán tu pareja y tú el día de su boda. ¿Pero dónde se origina esta tradición, en la que los novios  expresan el por qué y para qué han decidido unir sus vidas para siempre?
Los votos matrimoniales tienen un fuerte significado en el sacramento cristiano del matrimonio, debido a que representan el compromiso de la pareja con las leyes terrenales y las de Dios. Sin embargo, su origen se remonta a la Iglesia Anglicana –no la Católica- que los introdujo en el año 1522, aproximadamente.
Este pacto entre dos personas es sellado con las palabras: “Yo, te tomo a ti, como mi legítimo(a) esposo(a), para que los dos seamos uno sólo desde este día en adelante, para bien o para mal, en riqueza o en pobreza, en prosperidad o en adversidad, para cuidarte y amarte hasta que la muerte nos separe”, y es quizás uno de los momentos más emocionantes de todo el acto del matrimonio.
Ahora bien, no en todas las religiones se dicen estos votos matrimoniales. Por ejemplo, en la religión judía, el equivalente a éstos es el Ketubbah, el cual es el contrato matrimonial con el que se sella la ceremonia y donde se explican los derechos y obligaciones de la pareja dentro del matrimonio. Este contrato debe permanecer en manos de la esposa por el resto de su vida marital.
En cambio, en las bodas musulmanas la pareja no suele decir ningún tipo de votos, sino que escuchan las palabras del clérigo sobre las responsabilidades en su nueva vida, hacia ellos mismo y con Dios. Sin embargo, algunos novios eligen el intercambio de votos, a continuación un ejemplo de lo que serían unos votos tradicionales:
Ella: “Yo, ______, me ofrezco a ti en matrimonio a mí misma y de acuerdo con las instrucciones del Sagrado Corán y el Sagrado Profeta, la paz y la bendición sean con él. Me comprometo, en honestidad y con sinceridad, ser para ti una obediente y fiel esposa”.
Él: “Me comprometo, en honestidad y con sinceridad, a ser para ti un marido fiel y útil”.

Sea cual sea tu religión y la de tu pareja, ambos deben comprender que lo que realmente vale es el compromiso que haya entre ustedes, sin importar si deciden apegarse a los votos matrimoniales tradicionales o deciden escribirlos por su cuenta. Y si es así, estoy segura de que podrás encontrar suficiente inspiración en el sentimiento tan bello que los une: El amor.


Visita nuestro directorio de proveedores para encontrar los mejores servicios para tu boda. 

Yannmaris Zambrano E.
@Yann_Zambrano



Volver