Consejos para tu Boda

Requisitos para casarse

Cuando el amor no tiene credo…

Definitivamente el corazón no le hace caso a la razón, aunque parezca la letra de una canción, pero es que cuando se trata de hallar al alma gemela nuestro amigo no se pone reparos. Pero, ¿qué sucede cuando Cupido hace de las suyas y nos mete en un lío con un tema delicado como el de la religión? Si este es tu caso, prepárate para lo que estás a punto de leer.
En el mundo existen casi siete mil millones de personas, de las cuales dos mil millones siguen la religión cristiana, los otros cinco millones de personas predicen diferentes religiones, unas más aceptadas que otras. Si piensan que son las únicas que se enfrentan a un dilema espiritual, piénsenlo dos veces, hay más parejas de las que piensan que han tenido que sobrellevar con el malestar de sus familias (y de ellos mismos) con respecto a la religión de su futuro compañero de vida.
En Venezuela, el 96% de la población profesa el Cristianismo Católico. La Iglesia Evangélica se ubica en segundo lugar y en tercero está el Judaísmo. Además existen otras muestras religiosas como el Islamismo, el Hinduismo, el Budismo y la Santería. Sabiendo esto, las posibilidades de que encuentres al amor de tu vida en una religión diferente a la tuya, no es tan remota.
¿Cuáles son mis opciones?
Muchas de las parejas optan por realizar una ceremonia doble oficializada por párrocos, ministros, monjes y cualquier otra persona autorizada para celebrar el acto de matrimonio en sus respectivas religiones. Otra opción es casarse sólo por el civil y hacer una ceremonia simbólica. En el caso de la religión católica, se admite que uno de los contrayentes no pertenezca al mismo credo, sin embargo hace falta la autorización del párroco. Tanto en el caso de la religión mormona como en la judía, ambos deben ser creyentes de nacimiento, pero existe la posibilidad de convertirse, previa aceptación de la congregación.
¿Qué debo saber antes de casarme con una persona de otra religión?
Debes saber a lo que enfrentas, su relación debe basarse (como cualquier otra) en el respeto mutuo. Nunca trates de cambiar a la persona que amas, porque primero, es inútil y segundo no sería realmente amor. Para poder unirse en matrimonio ambos deberán estar conscientes de los dilemas que la vida les pondrá en el camino de su futuro conyugal; uno que sin duda no puede ignorarse es que pasará cuando tengan hijos y quién decidirá qué religión seguirán. Lo más importante es el diálogo y que como pareja pueden superar esta dura prueba para que triunfe el amor.


Visita nuestro directorio de proveedores para encontrar los mejores servicios para tu boda.



Yannmaris Zambrano E.



Volver